martes, 8 de diciembre de 2009

INFLUENCIA DE LAS CARICATURAS EN LOS NIÑOS

Índice:

Resumen
Justificación

1.-La televisión
1.1.-La televisión no es una niñera
1.2.-Efectos de la TV.
1.2.1.-Efectos Emocionales
1.2.2.-Efectos en la respuesta de Catarsis
1.2.3.-Efectos en la Conducta
1.3.-Las caricaturas
1.3-1.-Características de las caricaturas
1.3-2.-Historia de las caricaturas
2.-La intersubjetividad
3.-De la ciencia al sentido común
4.- Cuestionario para padres e hijos sobre la televisión

Conclusiones

Bibliografía



Resumen:

La televisión y las caricaturas van de la mano, las imágenes transmitidas pueden hablar de mucho y de poco, de lo público y de lo privado. Pero que tanto pueden ayudar a los niños que las observan. Se han realizado estudios con el fin de indagar y a si poder saber como es que afecta la televisión, que no se preocupa por nuestros niños. El futuro de nuestra sociedad.

La televisión debe ser normada o al menos hay que aprender a ver televisión y separar la fantasía de lo real, por que muchos niños imitan a su personaje favorito, por ejemplo los programas de luchas que los ven los niños donde aprecian tanta violencia y que después imitan con sus amigos.

Los padres no deben dejar que sus hijos adopten esta manera de actuar, debe de haber más comunicación en la familia. Pero en este sistema capitalista eso es imposible ya que en ocasiones ambos padres tiene que trabajar para mantener o dar lo necesario a la familia.
Es por eso que esta investigación hace un llamado de atención para quien lo lea pueda ayudar a los pequeños que lo rodean.

Justificación

Me interesa este tema porque vi. Una noticia que me llamo mucho la atención. Se trataba de la muerte de un niño Codey Porter, de 10 años, en la localidad norteamericana de Everett. Codey jugaba con 5 niños en un parque de arena cuando les pidió que le enterraran la cabeza en un agujero de 25 cm. de profundidad, que más tarde cubrirían. Según declaraciones de su hermanastro, cuyos hijos jugaban con Codey, el niño trataba de recrear una técnica que vio en el anime Naruto: el sarcófago de arena de Gaara. Cuando los niños notaron el peligro, acudieron al auxilio de los adultos y Codey fue reanimado para ser trasladado al Hospital Infantil de Seattle, donde días más tarde moriría debido a una insuficiencia respiratoria.

Me gustaría saber que factores permiten que los niños hagan lo que ven en las caricaturas es decir que las imiten, es muy cierto que las personas que están en contra de las caricaturas usen estas situaciones para comenzar a censurarlas, pero hay ciertos programas que se permiten como superman, en una película mexicana un niño se imagina volar y después brinco al precipicio donde término cayendo por un techo de lámina rompiéndose un brazo pero como fue ficción no causo controversia.

Otros puntos a tratar en mi trabajo uno seria ¿cuanto tiempo pasan los niños con las televisión? y la otra ¿cuanto tiempo pasan los niños con sus padres? son muy buenas preguntas para ver cuanto influye la televisión y que clase de programas son los que los padres dejan ver a sus hijos.

En una ocasión platicaba con mis primos y en esa platica salio que era lo que nos gustaba mas y una de mis primas dijo que a ella le gustaba la televisión, explicándonos el como ella creció con ella, la mayor parte de su tiempo estaba sola en casa, sus padres trabajaban y en la televisión encontró una forma de entretenimiento, para ella la televisión solo fue un acompañante. Ella es una buena estudiante con altas calificaciones así que creo que también depende de cómo es que los padres dan a los hijos valores.
Esta investigación pretende tratar de explicar como es que los niños son influenciados e inducidos a imitar el comportamiento de ciertos personajes de sus caricaturas favoritas

1.-La televisión

La Televisión es un medio de comunicación de masas que penetra en la mayoría de los hogares. No existe distinción, llega a ricos y pobres es considerado un fuerte medio porque integra imágenes y voz. Sin embargo, por poseer esas características y por tener la facilidad de llegar a la mayoría de la población se ha transformado en un arma de doble filo dada la calidad de programación que transmite sin considerar que, en la mayoría de los casos, sus espectadores son niños y jóvenes que no tienen un adulto que los oriente en relación a los temas que allí se desarrollan.

Al tener la oportunidad de realizar este trabajo, se ha podido aprender la importancia que tienen los medios de comunicación en nuestra vida y a la vez lo perjudicial que es para nosotros, algunos medios cuando nos evidencian hechos de la vida con imágenes transmitidas sobre el sexo, drogas, violencias, guerras, raza y alcohol.
Hechos de violencias que perjudica a niños, adolescentes y adultos. Ya que los valores reales, estilos de vida y la manera de vivir de cada persona esta manejada por modelos de nuevos valores y tipos de comportamientos, algunos de los cuales están bastante fuera del alcance de la mayoría de los hombres. Pero muchos de los cuales pueden ser imitados y ejercer influencia directa sobre el comportamiento de cada uno de nosotros.

La Televisión al presentar estímulos audiovisuales, se impone sobre los otros medios de comunicación por penetrar en el hogar, en la vida diaria y llegar a formar parte del cúmulo de hábitos de cualquier persona de nuestra época.
Es indudable, que la TV constituye una fuente efectiva en la creación y formación de actitudes en los niños, ya que desde temprana edad, son sometidos a su influencia sin poseer otro tipo de información.

Es a partir de los 4 a 5 años de edad, que se establecen los hábitos permanentes y las características emocionales, jugando un papel decisivo la imitación y la identificación. Entendemos por identificación la adopción de pautas de conducta y actitudes de sus padres y otras personas significativas para él: maestros, familiares o bien algún personaje de la TV; esto ocurre en forma inconsciente. En tanto que la imitación es consciente.
Pero ¿Porqué los niños ven televisión? ; Esa es quizás una de las preguntas que tendrían una innumerable cantidad de respuestas:

Los niños recurren a la TV para satisfacer sus necesidades de distracción, reducir las tensiones y como medio para obtener información. Además de las motivaciones personales, podríamos agregar un factor situacional externo al niño: "el niño ve Televisión porque le es impuesta por el medio”, la ve porque no le queda otro remedio.
Le es ofrecida en el ambiente del hogar y se le refuerza la conducta de contemplación por los padres.
En muchos casos constituye la única compañía del niño y a veces se convierte en una especie de niñera. El ver TV es un hábito que se refuerza diariamente a través de gestos, sonrisas y aprobaciones verbales de los adultos.

1.1.-La televisión no es una niñera

La televisión es la actividad líder de los niños. El tiempo que ellos dedican a la tele varía en función de la edad, sexo, clase social y está directamente relacionado con el tiempo dedicado por los padres. Así que los padres deben ser un ejemplo.
No es justo achacar a un solo medio de difusión de información y de entretenimiento, lo que puede también ser culpa de muchos padres. Si en el ambiente del hogar los padres tienen la costumbre de ver la tele, seguramente los niños les seguirán. En muchos hogares, la televisión ejerce el papel de compañía, una especie de "niñera". Hay que estar atentos al hábito de ver la tele de los niños. Es necesario conocer más profunda y particularmente su terreno, para evitar que nuestros hijos adquieran conductas agresivas y erróneas aprendidas por imitación. No se puede olvidar que nuestros pequeños están iniciando su formación y que todo lo que vean, escuchen, y vivan, pesará sobre todo.

Los niños gastan más tiempo viendo TV que haciendo cualquier otra cosa que no sea dormir.
El tiempo dedicado a la TV varía en función de la edad, sexo, clase social y está en relación con el dedicado por los padres.
En promedio los niños ven de 22 a 25 horas semanales de TV. En general, podemos decir que durante el transcurso del año, los niños pasan más tiempo frente a la TV, que en la escuela.
El total de tiempo dedicado a ese medio de comunicación es a veces tan elevado, que aparentemente, queda poco tiempo para comer, ir a la escuela o dormir. Esto se debe a que los niños ven televisión mientras almuerzan o cenan, mientras leen un libro o hacen sus deberes. Es la TV más que cualquier otro medio la que proporciona una base común de información en las primeras fases de socialización del niño. Pero este aparatito de usos común causa efectos diversos en el niño.

1.2.-Efectos de la TV.

En toda comunicación se persigue lograr un "efecto”. Puede considerarse como un "efecto de los medios, todo cuanto se quiera que ocurra como resultado de una lectura, audición o de la observación de los mismos".
La TV es el instrumento que mejor adapta su función a la formación de valores, de modos de vida, de estereotipos, etc., que al medio le convienen.
En un reporte técnico del Comité Consultivo Científico del Surgeon General’s publicado en 1972 bajo el título de Televisión y Conducta Social, el cual reúne los resultados de 23 proyectos de investigación se concluyó que había una relación causal entre: ver violencia en TV y la agresión en los jóvenes. Por otra parte se plantea que los niños pueden volverse apáticos ante la violencia de la vida real, después de observar violencia en un programa de TV.
El hecho de ver TV a una edad temprana, está asociado con menor autocontrol y más conductas agresivas en una edad más tardía.

1.2.1.-Efectos Emocionales:

La TV es un medio de gran penetración y que en los niños surte efecto en las áreas emocionales, cognoscitivas y conductuales, es decir influye en sus intereses y motivaciones hacia objetos comerciales o hacia la formación integral del niño.
Como resultado de la repetición de violencia en los medios de comunicación de masas hay un decremento en la sensibilidad emocional del niño ante la violencia.
Por otra parte, hay un incremento en la agresión y la capacidad de ser violento o agresivo con otros. Además los niños demuestran mayor agresividad en sus juegos y prefieren seleccionar la agresión como respuesta a situaciones conflictivas.

1.2.2.-Efectos en la respuesta de Catarsis:

La observación de escenas de dolor, horror y sufrimiento resulta en catarsis es decir, estos sentimientos pueden ser descargados en forma continua durante o después de la observación de programas de contenido violento.

1.2.3.-Efectos en la Conducta:

La imitación es muy importante en la adquisición de la conducta ya sea, adaptada o desviada. La TV ofrece modelos simbólicos, que juegan un papel fundamental en la conformación de la conducta y la modificación de normas sociales.
Dichos modelos simbólicos pueden ser positivos (conductas normalmente aceptadas por la sociedad) o negativos (conductas rechazadas por la misma).Los niños también pueden aprender a creer que las conductas agresivas son una solución aceptable a la provocación, ya que en los programas violentos estas conductas son vistas como moralmente justificables.
Por último, según Feinbloom, los efectos de la violencia física en TV afectan selectivamente a los hombres, mientras que las mujeres manifiestan igualmente fuertes reacciones por medio de expresiones no físicas (verbales o psicológicas).
Para Gadow y Sprafkin "el hecho de ver en la pantalla de TV conductas agresivas, inducirá una conducta similar en los niños los que la aprenderán por imitación".Según Bandura, los niños pueden aprender conductas agresivas a través de la observación de modelos simbólicos presentados por la pantalla de TV.
Drabman y Thomas, plantean además que los niños que ven con frecuencia programas de TV de contenido violento, se convierten en apáticos a la violencia de la vida real.
En nuestro país no se han realizado estudios serios con respecto al contenido de episodios o escenas violentas en los programas infantiles o de adultos de manera que no disponemos de cifras que nos guíen. Me he enfocado a describir mas afondo la televisión por que es gracias a ella que los niños pueden ver las caricaturas, a las cuales ellos admiran e imitan. Por que crean un mundo, una válvula que libera la tensión a la que están expuestos día con día.

1.3.-Las caricaturas

Una caricatura (del
italiano caricare: cargar, exagerar) es un retrato que exagera o distorsiona la apariencia física de una persona o varias, en ocasiones un estrato de la sociedad reconocible, para crear un parecido fácilmente identificable y, generalmente, humorístico. También puede tratarse de alegorías. Su técnica usual se basa en recoger los rasgos más marcados de una persona (labios, cejas, etc.) y exagerarlos para causar comicidad o para representar un defecto moral a través de la deformación de los rasgos.
La caricatura política nace propiamente en Francia, tras las ilustraciones alusivas a temas controvertidos y de personajes como
Napoleón III y Luis Felipe, que ponían en tela de juicio su credibilidad ante la opinión pública. Estas ilustraciones fueron impulsadas gracias a la difusión de la litografía que permitió la fundación de periódicos ilustrados en un mayor número. La caricatura política es desde entonces un sistema de lucha dirigido con virulencia contra personajes de la vida pública, con el ánimo de ridiculizarlos para resaltar sus errores. Además aporta una visión no formal a la opinión pública, permitiendo revivir el pasado gracias a la facultad del hombre de integrar elementos heterogéneos a la visión histórica.
La caricatura también se usa abundantemente en la
historieta, pero sin limitarse a un género concreto, pudiendo aparecer en hagiografías como el Buda de Osamu Tezuka o en relatos costumbristas como los de Daniel Clowes.

1.3-1.-Características de las caricaturas

La caricatura como género artístico suele ser un
retrato, u otra representación humorística que exagera los rasgos físicos o faciales, la vestimenta, o bien aspectos comportamentales o los modales característicos de un individuo, con el fin de producir un efecto grotesco. La caricatura puede ser también el medio de ridiculizar situaciones e instituciones políticas, sociales o religiosas, y los actos de grupos o clases sociales. En este caso, suele tener una intención satírica más que humorística, con el fin de alentar el cambio político o social. La forma más común de las caricaturas políticas y sociales es la viñeta. Si bien el término caricatura es extensible a las exageraciones por medio de la descripción verbal, su uso queda generalmente restringido a las representaciones gráficas.
Existen caricaturistas de muy distintas índoles, temas y estilos, ya que la caricatura, con muy pocas palabras (en algunos casos, sin palabra alguna) permite también hacer comentarios
políticos en clave de humor verdaderos chistes visuales, y por ello casi todos los diarios del mundo suelen incluir una o más caricaturas en su sección de opinión, también suelen observarse caricaturas exentas en otros mas media, por ejemplo en ciertas revista de comics, generalmente de índole satírica.

1.3-2.-Historia de las caricaturas

La caricatura, en su sentido moderno, nació en
Bolonia a finales del siglo XVI, en la escuela de arte fundada por una familia de pintores, los Carracci. Los estudiantes de esta academia se divertían haciendo retratos de los visitantes bajo la apariencia de animales u objetos inanimados, esto llegó a ser compartido por Gianlorenzo Bernini.
El grabador
Pier Leone Ghezzi, que trabajaba en Roma, continuó esa tradición y, por un módico precio, caricaturizaba a los turistas. Lo que estos artistas italianos hacían eran retratos humorísticos para uso privado y casi nunca resultaban satíricos o maliciosos, en este sentido Giandomenico Tiepolo también incursionó en el género de la caricatura.

En
España ciertos trabajos de Goya tienen visos de fuerte caricatura. A pesar de que sus principales iniciadores de la caricatura española no se mostrarian hasta hace más de un siglo. Sus decanos fueron Tomás Padró Pedret, Francisco Ortego Vereda (1833-81) y José Luis Pellicer, el segundo fue un excelente cronista humorístico de los tipos de su época y autor de sátiras políticas en el periódico El Fisgón. Sigue la pléyade de humoristas de las publicaciones del último momento del reinado de Isabel II y de las etapas sucesivas (La Gorda, La Flaca, Gil Blas), en los que la intención política, evidente, priva sobre la entidad artística del dibujo.
Ya a comienzos de nuestro siglo, el gran caricaturista madrileño es
Ramón Cilla (1859-1937), de indudable estilo. Después, se abre en la prensa española, diaria o semanal, toda una rica etapa de caricaturistas. Ya que es en la primera mitad del siglo XX en la que se consolida una especie de escuela española de caricatura teniendo entre sus exponentes a Luis Bagaría, éste trabajó junto a Opisso y Junceda en la célebre revista Cu-cut!.

En tanto género la caricatura política nace en Inglaterra; la sátira impresa evidenció las luchas entre el Papado y
Lutero, e incluso Luis XIV fue víctima de tempranas caricaturas. Sin embargo, el género de caricatura política sólo se estableció hasta 1770, cuando en Inglaterra se tomó como un arma de defensa contra quienes manejaban asuntos de Estado.
El pintor
William Hogarth entre los siglos XVII y XVIII realizó ilustraciones burlonas de crítica social, decididamente dedicados a la caricatura estuvieron George Cruikshank (siglo XVIII/XIX), James Gillray ( siglos XVIII-XIX) y su coetáneo Thomas Rowlandson, Max Beerbohm (siglo XIX), Henry Mayo Bateman y el célebre John Tenniel quien, a más de hacerse mundialmente conocido por las ilustraciones dedicadas a Alicia en el País de las Maravillas fue uno de los más destacados caricaturistas de la revista "Punch".
Posiblemente el caricaturista político
estadounidense más notable del siglo XIX fue Thomas Nast, creador de los símbolos de los partidos Republicano y Demócrata, el elefante y el asno, respectivamente. En ese siglo también destacaron Joseph Keppler, fundador (en 1826) y editor del semanario humorístico "Puck", y su socio Bernhard Gillam, quienes atacaron la corrupción de los dirigentes políticos, así como a los muchos empresarios adinerados de la época, a estos se sumó el también estadounidense Garry Trudeau, en el siglo XX se destacaron David Levine, Sam Viviano y Al Hirschfeld.

Sin dudas el máximo exponente de la caricatura ha sido el
francés decimonónico Honoré Daumier quien trabajó junto a Achille Devéria, Raffet y Gerard este último más conocido por su pseudónimo Grandville en las revistas Le Silhoutte y Le Charivari; la maestría genial de Daumier es alcanzada también por Gustave Doré, siendo dignos de mencionar Gavarni (Guillaume Sulpice Chevalier), André Gill y sus trabajos en la revista Le Père Duchêne ilustré". Tanto en Toulouse-Lautrec como en Juan Gris, que actuaron en las revistas Le Rire y L´Assiette au Beurre, respectivamente, encontramos también elementos de caricatura, mientras el crítico y escritor Jules Husson Champfleury escribía la primer Historia de la caricatura.

En la
Italia de la primera mitad de siglo XX el pintor Ottone Rosai recurrió a formas caricaturescas, y cabe destacar los nombres de Umberto Tirelli, Galantara y Scalarini, así como la sátira de Mario Sironi ya entrado el siglo.
En la
Austria de fines de la Belle Époque, sobresalieron los ilustradores de la revista satírica Simplicissimus.
Durante la
República de Weimar en Alemania, los integrantes de la Nueva Objetividad (por ejemplo Grosz) realizaron obras pictóricas e ilustraciones de fuerte estilo caricaturesco, algo semejante realizó el pintor Expresionista Belga James Ensor y también en muchas de sus xilografías el grabador Frans Masereel. En la Alemania actual sobresale el hiperrealista Sebastian Kruger.
En
México desde el siglo XIX descollaron valiosos caricaturistas: José Guadalupe Posada, Eduardo del Río, Constantino Escalante y los contemporáneos Miguel Covarrubias y Angel Boligan. En El Salvador, el más notable en el siglo XX fue Toño Salazar. .
Venezuela actualmente tiene como gran exponente a Hermann Mejía y como el más conocido Pedro León Zapata, para sólo mencionar dos.
En
Argentina y Uruguay desde fines de siglo XIX se han venido destacando valiosos artistas de la caricatura: José María Cao Luaces, Alberto Breccia, Landrú, Osky, Caloi, Hermenegildo Sábat, Crist, Lucas y Carlos Nine, Jorge Sanzol, Daniel Paz, Rudy, Lang, Napo, Faruk, Langer, Mordillo y Quino entre muchos otros que se han destacado en la caricatura sociopolítica, mientras que Calé, Florencio Molina Campos y Lino Palacio se destacaron por sus entrañables ilustraciones caricaturescas de tipos y costumbres, siendo célebres por sus caricaturas los periódicos El Mosquito y Don Quijote (fines de siglo XIX) y las revistas Caras y Caretas (inicios de s XX), Tía Vicenta (años 1960s) y Humor Registrado (años 1980s).

El
Museo del Dibujo y la Ilustración de Buenos Aires posee una completa colección de originales de estos autores y publicaciones, además de una amplia cantidad de grabados de los autores europeos y norteamericanos del siglo XIX, que expone habitualmente en sus muestras temáticas.
La caricatura literaria
En el ámbito
literario también es frecuente hablar de "caricatura" y, en tal sentido "caricaturas literarias" son en cierto aspecto las obras de Cervantes, Alonso Jerónimo de Salas Barbadillo o las del chileno contemporáneo Jenaro Prieto.

2.-La intersubjetividad

La lectura de Fernández cristlieb (psicología social de la vida cotidiana) habla de la idea de intersubjetividad que es una conciencia social, alma de los pueblos y mente colectiva. Esta idea indica que el objeto de estudio de la psicología social me refiero a la interacción. Se ubica en el mundo que media entre los sujetos. Los niños crean un mundo en relación con las caricaturas que ha visto y con las cuales se siente identificados.
La esencia de esta dimensión es la comunicación de símbolos y por lo tanto los sujetos sociales son instancias constituidas simbólicamente por la comunicación, capacitados para emplear sistemas simbólicos.
Los símbolos son objetos tangibles, un gesto, un emblema, o una palabra. Que el niño puede apreciar a lo largo de su programa favorito.
Los significados representan a la experiencia o acontecimiento no presente o no tangible a lo que se refieren los símbolos. Puede ser que los niños puedan aprender también de las caricaturas que ven en la televisión, pero aun así la televisión no es algo apropiado para que un niño se forme.
La comunicación representa la experiencia y los acontecimientos socialmente compartidos y reconocidos.

La intersubjetividad como idea se refiere a un universo de símbolos accesibles disponibles a los sujetos sociales, que sirven para definir una realidad común, esta intersubjetividad en tanto universos autónomos son estructurales respecto a la sociedad en conjunto las cueles constituyen el campo del estudio de la psicología social.
Estas entidades son universos vastos autosuficientes que constituyen intersubjetividades, en si mundos aparte que pueden ofrecer un sentido a la existencia, tal como el mundo que se crea el niño a través de las caricaturas que ve día con día.
En la vida cotidiana el hombre de la calle piensa, siente, actúa, etc. mediante símbolos y significados propios de la vida cotidiana que difícilmente requieren explicación para identificarla. Esto es algo que se podría cambiar si la televisión y los televidentes aceptaran ver y transmitir cultura en vez de mostrar una serie de cosas que le generan conflicto al niño.

La vida cotidiana no es territorio nuevo para nuestra psicología social de donde nosotros podemos generar cambio. La intersubjetividad es un sistema de expresión, intercambio e interpretación de símbolos, a la psicología social no le compete tanto los contenidos o las visiones del mundo resultantes como los procesos mediante los cuales resaltan dichas las visiones de las ideologías.
La estructuración de la vida cotidiana, esta determinada por la necesidad de reproducción de material de las condiciones de existencia este criterio regula la cotidianidad en general a lo largo de de su historia.
El sentido común cristaliza simbólicamente, discurre argumentos del tipo de “el poder es todo y la movilidad social es inevitable”.Todos los acontecimientos y las experiencias de la cultura cotidiana sociales en el mismo grado en el sentido de que son obran de la interacción comunicativa

Para ayudarme a explicar más acerca de la influencia de las caricaturas y la televisión en los niños me apoyare en los tres niveles que menciona Fernández en su lectura

· Nivel personal se refiere a aquel sector de la intersubjetividad cotidiana que es experimentado como realidad interior.

Los niños son blanco fácil. Es decir que son vulnerables a todo lo que se trasmite por la TV, hay un dicho que dice “los niños imitan lo que ven, haz que vean lo mejor de ti” esta frase es muy utilizada por la campaña que han lanzado el DIF con ayuda de canal once, para hacer que los padres vean lo que en verdad hacen con la inculpación de valores para sus hijos, y creo que todos deberíamos recapacitar al menos un poco acerca de lo que le estamos mostrando a nuestros niños no creen.
· Nivel conversacional es tal cual un mundo ubicuo, informal. es este nivel su importancia radica en que en este nivel se problematizar las cuestiones de la vida en general.

Con este nivel podríamos genera que las persona discutan cual seria la mejor forma de mostrarle a los niños lo mejor de nosotros y de que de verdad vean cosas que los ayuden a comprende su entorno
· Nivel civil es este nivel se encuentran los sustratos de lo publico y lo privado

Lo publico son todas la cosas que las personas podemos decir comentar lo que todos conocemos, aquí entraría las ventajas y desventajas que trae consigo la televisión que ya conocemos pero que a la vez no nos interesan por que no las consideramos relevantes.

Lo privado es todo lo que no se dice de la TV abierta, por ejemplo la verdadera información transmitida en las noticias esta es modificada y presentadas muy diferentes de lo que es el hecho real para no dañar tanto a la imagen de quien protagoniza la historia.
El sentido común, la ideologización, la politización son parte de esta intersubjetividad que la vivimos a diario en nuestra vida cotidiana y en nuestra cultura los niveles sirven para categorizar hacia donde deben ir cada uno de ellos, aunque no nos demos cuenta de esta forma de catalogar lo hacemos y vivimos sin preguntárnoslos.
El sentido común para un niño que esta en desarrollo experimentando día con día el no sabe el por que de las cosas pero conforme se hace preguntas que el se con testa o se las contestan las personas, pero para el no hay mayor ciencia que el imitar lo que hacen los personajes de su programa favorito.

3.-De la ciencia al sentido común

Sin duda, el problema que se nos plantea se enuncia de manera simple. Con pocas palabras basta: ¿Como piensan los individuos? o bien ¿Como comprenden los individuos su mundo? ¿Como utilizan la información trasmitida por la ciencia o la experiencia común? y así sucesivamente así cuestionarnos si concierne a la misma psicología social.

EI sentido común se divide en conocimiento de primera mano y conocimiento de segunda mano se habla de una epistemología popular que tiene por objeto estudiar un tipo determinado de conocimiento. Por esta razón, primero debe describir el tipo de conocimientos y al individuo que conoce. Evidentemente, esta descripción depende del punto de vista que se adopte.

Es un cuerpo de conocimiento basado en tradiciones compartidas y enriquecido por observaciones y experiencias creadas por la práctica.
El conocimiento de primera mano es ingenuo cuyas ideas no han sido trastocadas por el conocimiento científico y cuando es de segunda mano este es sometido a lo que dice el científico o mas bien las ciencias mismas. En las caricaturas se pueden ver los dos tipos de conocimiento cuando es ingenuo que están relacionadas con el pensamiento.
El pensamiento considerado como un entorno
La creencia que se halla bajo la mentalidad primitiva, si aun se puede emp1ear esta expresión, es una creencia en 1a omnipotencia del pensamien­to para dar una forma a la realidad de las cosas. A través del mundo de ayer, de la percepción de lo que existe por medio de la continuidad del recuerdo de lo que ha existido.

La autonomía que se les reconoce a las representaciones sociales respecto al mun­do exterior tiene su contrapartida en la dependencia respecto a la del cuerpo y de la memoria que forma lo que se denomina mundo interior.
Pero este revés tiene su anverso. Por lo general empleamos nuestro aparato sensorial y cognitivo para interpretar las representaciones de las cosas que nunca vemos En realidad tenemos dificultades para diferenciarlas. Necesitamos un signo que permita distinguir: ¿Esto es una representación? ¿Esto no es una representación?
EI pintor Rene Magritte ha dado una magnifica ilustración de esta necesidad imperiosa. Pinto un cuadro en el que se ve una pipa, cuadro que se halla incluido en un cuadro mas grande que también representa una pipa. Al ver el cuadro interior se ve una inscripción que dice: Esto no es una pipa lo que quiere decir que esto es la representación de una pipa ,nos encontramos atrapados, pues hemos aceptado una de las imágenes, la de la pipa grande, en tanto que objeto real.
Solo existe una realidad la del cuadro que colgado en un museo y clasificado en tanto que objeto de arte, provoca en nosotros una emoción estética y enriquece nuestro conocimiento del universo del artista.
Las representaciones sociales que componen el sentido común lo forman partiendo de las teorías y datos de la ciencia. Esto significa que las informaciones que recibimos a través de ellos son modificadas para las imágenes y los conceptos súper impuestos a los objetos y a los individuos.
Cuando observamos a estos individuos y estos objetos, cuando explicamos sus propiedades, olvidamos que podrían ser representaciones de otra naturaleza. De manera que los contenidos y las reglas de este pensamiento representativo terminan por constituir a nuestra alrededor un autentico entorno donde se funden lo físico y lo social.

Los estímulos que emite este entorno, compuestos por palabras, cosas, e imágenes penetran en los ojos, las orejas y el cerebro de cada individuo, sin que este lo sepa, o las miles de atraccio­nes y repulsiones de la gravedad. Cuando estudiamos esta constante meta­morfosis de la ciencia en sentido común, en realidad estudiamos la metamorfosis del pensamiento en entorno, en la situs de la sociedad.
Existe una tendencia a considerar que las representaciones sociales "Son reflejo inte­rior de algo exterior, la capa superficial y efímera de algo mas profundo y permanente. Mientras que todo apunta a ver en ellas un factor constitutivo de la realidad social, al igual que las partículas y los campos invisibles son un factor constitutivo de la realidad física.



Cuestionario para padres e hijos sobre la televisión (aplicado a familias con hijos en la primaria)

1.- ¿sus niños ven TV? Los padres contestaban que si y dicen que no hay niño hoy en día que no vea televisión, y que se sentían mal si no los dejaban ver la televisión.

2.- ¿Tienes TV en tu habitación? Esta pregunta fue dirigida a los niños y ellos dijeron que no que la televisión estaba en el cuarto de sus padres y por eso no tenían televisión pero otros decían que si pero que compartían el cuarto con sus papás.

3.- ¿Cuantas horas diarias dedicas a ver TV? los niños decían que mínimo era entre 5 horas y el máximo eran 8 horas.

4.- ¿Quien elige los programas de TV? Esta fue para los padres y ellos dijeron que dejaban que los niños vieran televisión ye escogieran el programa.

5.- ¿Programas Preferidos por los Niños? Los niños nos dijeron que ninguno les interesaba al menos que no fuesen caricaturas o películas de acción.

6.- ¿Dibujos Animados preferidos por los Niños? Son muy variados los programas pero ellos concuerdan que su programa favorito es Bob esponja

7.- ¿Su hijo ve TV mientras hace las tareas? Las madres decían que no, ellas condicionaban a sus hijos diciéndoles que hasta que no acaben la tarea no pueden ver televisión, y que solo así les obedecían.

8.- ¿Su hijo ve TV mientras come? Los padres decían que no por que es el único momento del día que pueden estar juntos como familia.


Conclusiones

Finalmente debemos señalar que a pesar de que han sido pocos los estudios realizados en cuanto a la televisión mexicana, en nuestra televisión se exaltan aspectos no relacionados con las necesidades sociales y culturales que tiene planteadas el país. Los contenidos están cargados de violencia y agresión así como de aspectos de baja calidad artística, científica y/o cultural.
Sin embargo, no es justo, achacar a un solo medio de difusión de información y de recreo, lo que puede también ser culpa, primera, del medio social y en segundo lugar se expresa a través de todas sus manifestaciones.
Parece que las televisoras preocupadas solamente por un mejor rating, se olvidaran de la calidad de la programación y el horario establecido para la programación infantil, de tal manera que hoy en día, son muchos los programas de adultos que han invadido esos horarios.
Mi intención no es enjuiciar a la TV mexicana que se que se transmite. Solo quiero destacar la necesidad de conocer más profunda y particularmente el terreno de nuestra televisión, en función de sus posibles efectos sociales en la generación de conductas aprendidas por imitación, haciendo énfasis en el sector de espectadores de menor edad, ya que ellos constituyen en este momento los más indefensos psicológicamente.



Bibliografía

SANTORO, Eduardo: La TV y la Formación de Estereotipos en el Niño. Ediciones Biblioteca UCV. Caracas.1990. 395 p.
PASQUALI, Antonio: Comunicación y Cultura de Masas. Monte Ávila Editores. Caracas. 1992. 259 p.
BANDURA, Alberts: Aprendizaje Social y Desarrollo de la Personalidad. Editorial Alianza. Madrid.1963. 395 p.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada